Los limpiadores de vidrio que contienen amoníaco son efectivos para limpiar otros materiales además de vidrios y ventanas. Diluye una cucharada de amoníaco en media taza de agua. Usando guantes, sumerge una toalla en la mezcla y frota las manchas de la alfombra con suavidad. Deja que la solución se asiente en la alfombra por unos 10 minutos y luego coloca una toalla seca sobre la mancha. Aplica presión a la toalla para absorber el exceso de líquido.
​Cuente con una maniobrabilidad óptima gracias al diseño compacto de la S5, ideal para espacios reducidos y corredores. La estructura durable de rotomoldeado está respaldada por una garantía de 10 años de TennantGarantía Real®. El bajo nivel de ruido, de 62 dBA, y las baterías selladas y libres de mantenimiento permiten limpiar en forma segura en cualquier momento y lugar.​​​

Los huéspedes califican su sucursal por la limpieza y el olor de las alfombras. Ese es el motivo por el cual la limpieza diaria es la parte más importante de cualquier programa de cuidado de alfombras. Los felpudos adecuados son la primera línea de defensa y la mejor forma de evitar que la suciedad llegue a su alfombra. El aspirado frecuente y la pronta eliminación de manchas evita que las fibras se dañen y adquieran mal olor y manchas desagradables.
×