Los limpiadores de vidrio son productos versátiles que pueden usarse para limpiar tanto vidrio así como otros aparatos y superficies laminadas y pintadas. Un limpiador basado en amoníaco puede disolver la grasa difícil para devolverle el brillo a estos objetos; sin embargo, debido a su fuerza, no se recomienda el uso de amoníaco para la limpieza de automóviles, ya que puede dañar ciertos materiales, incluyendo cuero y vinilo.
Brindan rendimiento de limpieza y confiabilidad excepcionales incluso en los ambientes más adversos. Las restregadoras de pisos de operador caminando T600/T600e cuentan con una estructura duradera y un conjunto de características que aumentan la productividad. Ayude a que su operación de limpieza sea más productiva con la elección de entre varios cabezales de limpieza y una variedad de tecnologías innovadoras opcionales.​​ El modelo T600/T600e reemplaza al modelo 5700/5680.​​
​​Limpie áreas interiores y exteriores extensas rápidamente y sin esfuerzo gracias a los cepillos laterales dobles y a la operación con autopropulsión. El bajo nivel de ruido, 62 dBA, y las baterías libres de mantenimiento permiten limpiar en forma segura en cualquier momento y lugar. El diseño durable de moldeado rotativo de la S9 está respaldado por una garantía de 10 años de TennantTrue®.​​
En entornos escolares, este tipo de suelo es ideal. reduce el riesgo de resbalones y proporciona amortiguación en caso de caídas. También tiene excelentes cualidades acústicas, lo que limita la propagación del ruido. Además, se pueden crear diseños a medida, zonificar áreas y crear entornos atractivos. En otros usos educativos, las baldosas de moqueta se han utilizado a menudo para residencias de estudiantes. Un ejemplo de esto son las residencias de estudiantes Mason en la Universidad de Birmingham, que utilizaron burmatex, un fabricante del Reino Unido en 2008. Fue importante crear una apariencia doméstica para los pisos de estudiantes independientes, pero para combinar esto con la durabilidad y la longevidad. El uso de losetas de moquetas comerciales hizo que cualquiera de los pisos se manchara o dañara, y se podría haber hecho un reemplazo fácil y económico de las tejas.
Varios limpiadores de marcas reconocidas o de tiendas contienen amoníaco. A pesar de que las indicaciones de uso varían según el fabricante, ciertos materiales suelen aparecen en las etiquetas de precaución. Estos materiales incluyen mármol, granito, cuero, vinilo y cerámica, ya que el amoníaco puede dañarlos seriamente. Lee las indicaciones y las precauciones del paquete para aprender a usar el producto elegido.
Los limpiadores de vidrio que contienen amoníaco son efectivos para limpiar otros materiales además de vidrios y ventanas. Diluye una cucharada de amoníaco en media taza de agua. Usando guantes, sumerge una toalla en la mezcla y frota las manchas de la alfombra con suavidad. Deja que la solución se asiente en la alfombra por unos 10 minutos y luego coloca una toalla seca sobre la mancha. Aplica presión a la toalla para absorber el exceso de líquido.
El bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y los aceites, sobre todo los mencionados, no solo dejarán un aroma maravilloso, sino que también colaborarán con la limpieza de tu alfombra porque tienen cualidades antibacteriales. Ahora, si tienes mascotas, se recomienda que no utilices el aceite de árbol de té. Tienes que mezclar ambos ingredientes en un recipiente con agujeros -por ejemplo, un salero- y dejar reposar la mezcla por 24 horas. Luego espolvorea esta especie de talco sobre tu alfombra, espera de 10 a 15 minutos y aspírala como de costumbre. ¡Mmmm, que rico aroma! 
×