Los limpiadores de vidrio son productos versátiles que pueden usarse para limpiar tanto vidrio así como otros aparatos y superficies laminadas y pintadas. Un limpiador basado en amoníaco puede disolver la grasa difícil para devolverle el brillo a estos objetos; sin embargo, debido a su fuerza, no se recomienda el uso de amoníaco para la limpieza de automóviles, ya que puede dañar ciertos materiales, incluyendo cuero y vinilo.
Alibaba.com ofrece los productos 331 limpiadores de alfombras. Aproximadamente 22% de estos productos son otros equipos de limpieza, 19% son autolavado y 4% son lavadora industrial. Una amplia variedad de opciones de limpiadores de alfombras está disponibles para usted, como por ejemplo ce, ul y gs. También puede elegir de no tóxico limpiadores de alfombras, Hay proveedores de 325 limpiadores de alfombras, principalmente ubicados en East Asia. Los principales países proveedores son China (Continental), Turquía y Estados Unidos, que proveen el 87%,7% y el 2% de limpiadores de alfombras, respectivamente. Los productos de Limpiadores de alfombras son los más populares de Southeast Asia, Eastern Asiay Mid East. Puede garantizar la seguridad de los productos seleccionando los proveedores certificados, incluidos los productos 105 con certificación ISO9001, 50 con certificación Other y 6 con certificación BSCI.
El amoníaco, una sustancia corrosiva, es muy poderoso y puede ser peligroso si se usa inapropiadamente. Cuando el amoníaco está expuesto a la lejía, se genera gas cloramina. Este gas puede causar náuseas, dolor de pecho, dificultades respiratorias y neumonía. A pesar de que los limpiadores de vidrio basados en amoníaco no son tan potentes como el amoníaco concentrado, no es recomendable usar el producto junto con la lejía a base de cloro.
Varios limpiadores de marcas reconocidas o de tiendas contienen amoníaco. A pesar de que las indicaciones de uso varían según el fabricante, ciertos materiales suelen aparecen en las etiquetas de precaución. Estos materiales incluyen mármol, granito, cuero, vinilo y cerámica, ya que el amoníaco puede dañarlos seriamente. Lee las indicaciones y las precauciones del paquete para aprender a usar el producto elegido.

El bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y los aceites, sobre todo los mencionados, no solo dejarán un aroma maravilloso, sino que también colaborarán con la limpieza de tu alfombra porque tienen cualidades antibacteriales. Ahora, si tienes mascotas, se recomienda que no utilices el aceite de árbol de té. Tienes que mezclar ambos ingredientes en un recipiente con agujeros -por ejemplo, un salero- y dejar reposar la mezcla por 24 horas. Luego espolvorea esta especie de talco sobre tu alfombra, espera de 10 a 15 minutos y aspírala como de costumbre. ¡Mmmm, que rico aroma! 
Los limpiadores de vidrio que contienen amoníaco son efectivos para limpiar otros materiales además de vidrios y ventanas. Diluye una cucharada de amoníaco en media taza de agua. Usando guantes, sumerge una toalla en la mezcla y frota las manchas de la alfombra con suavidad. Deja que la solución se asiente en la alfombra por unos 10 minutos y luego coloca una toalla seca sobre la mancha. Aplica presión a la toalla para absorber el exceso de líquido.
El amoníaco, una sustancia corrosiva, es muy poderoso y puede ser peligroso si se usa inapropiadamente. Cuando el amoníaco está expuesto a la lejía, se genera gas cloramina. Este gas puede causar náuseas, dolor de pecho, dificultades respiratorias y neumonía. A pesar de que los limpiadores de vidrio basados en amoníaco no son tan potentes como el amoníaco concentrado, no es recomendable usar el producto junto con la lejía a base de cloro.
Una de las mejores opciones que tiene para conseguir su alfombra como nuevo otra vez es contratar a un limpiador de alfombras comerciales. Hay muchas empresas de limpieza por ahí que limpiar sus alfombras a fondo sin que tenga que preocuparse por hacer el trabajo usted mismo. De hecho, algunas de estas empresas se mueven sus muebles o estar dispuesto a limpiar, incluso si usted no está en casa, un beneficio que le permite programar más fácilmente.
×