El bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y los aceites, sobre todo los mencionados, no solo dejarán un aroma maravilloso, sino que también colaborarán con la limpieza de tu alfombra porque tienen cualidades antibacteriales. Ahora, si tienes mascotas, se recomienda que no utilices el aceite de árbol de té. Tienes que mezclar ambos ingredientes en un recipiente con agujeros -por ejemplo, un salero- y dejar reposar la mezcla por 24 horas. Luego espolvorea esta especie de talco sobre tu alfombra, espera de 10 a 15 minutos y aspírala como de costumbre. ¡Mmmm, que rico aroma! 
Los limpiadores de vidrio son productos versátiles que pueden usarse para limpiar tanto vidrio así como otros aparatos y superficies laminadas y pintadas. Un limpiador basado en amoníaco puede disolver la grasa difícil para devolverle el brillo a estos objetos; sin embargo, debido a su fuerza, no se recomienda el uso de amoníaco para la limpieza de automóviles, ya que puede dañar ciertos materiales, incluyendo cuero y vinilo.
Obtenga resultados predecibles, prolongue la vida útil de la máquina y reduzca el costo de propiedad con un conjunto de tecnologías innovadoras. Las restregadoras de pisos de operador caminando T500 / T500e ofrecen un rendimiento óptimo y resultados uniformes en prácticamente cualquier condición de superficie dura, a la vez que reducen los costos de limpieza. Ayude a que su operación de limpieza sea más productiva y uniforme con la elección de varios cabezales de limpieza, incluido un cabezal orbital y una variedad de tecnologías innovadoras opcionales.​

Los productos de limpieza hechos en casa son perfectos para cuidar el medio ambiente, son baratos y te sacan de un apuro cuando te quedaste sin tu producto de cabecera. Seguro ya conoces que sirven para limpiar el baño, la cocina u otras partes de la casa, pero hoy te mostraré 4 productos caseros para limpiar las alfombras que te cambiarán la vida. No corras hasta la tienda a comprar ese producto especial para limpiar alfombras, hazlo tú misma. 

El amoníaco, una sustancia corrosiva, es muy poderoso y puede ser peligroso si se usa inapropiadamente. Cuando el amoníaco está expuesto a la lejía, se genera gas cloramina. Este gas puede causar náuseas, dolor de pecho, dificultades respiratorias y neumonía. A pesar de que los limpiadores de vidrio basados en amoníaco no son tan potentes como el amoníaco concentrado, no es recomendable usar el producto junto con la lejía a base de cloro.
Para conseguir un limpiador de vidrios casero potente, combina una taza de alcohol etílico y otra de agua, con una cucharada de amoníaco. Vierte la mezcla en una botella de aerosol, y limpia las ventanas y otros productos de vidrio según lo desees. La mayoría de los productos de vidrio pueden limpiarse con amoníaco; sin embargo, limpiar vidrios polarizados con amoníaco puede dañarlos o extraer su tinte.
Los huéspedes califican su sucursal por la limpieza y el olor de las alfombras. Ese es el motivo por el cual la limpieza diaria es la parte más importante de cualquier programa de cuidado de alfombras. Los felpudos adecuados son la primera línea de defensa y la mejor forma de evitar que la suciedad llegue a su alfombra. El aspirado frecuente y la pronta eliminación de manchas evita que las fibras se dañen y adquieran mal olor y manchas desagradables.
×