El amoníaco, una sustancia corrosiva, es muy poderoso y puede ser peligroso si se usa inapropiadamente. Cuando el amoníaco está expuesto a la lejía, se genera gas cloramina. Este gas puede causar náuseas, dolor de pecho, dificultades respiratorias y neumonía. A pesar de que los limpiadores de vidrio basados en amoníaco no son tan potentes como el amoníaco concentrado, no es recomendable usar el producto junto con la lejía a base de cloro.
Las soluciones de limpieza comercial de alfombras de Ecolab permiten crear una apariencia brillante y uniforme con el mínimo tiempo de inactividad. Es ideal para áreas de alto tránsito y de tiempo prolongado entre limpiezas restauradoras. Cuando las alfombras ya no responden a la limpieza provisoria, se requiere una limpieza profunda para eliminar la suciedad definitivamente.
×