Todos los equiposInnovacionesTodas las restregadorasRestregadoras de Operador CaminandoRestregadoras Operador SentadoTodas las barredorasBarredoras-RestregadorasBarredoras de Operador CaminandoBarredora de Operador SentadoLimpieza urbana y en exterioresExtractores de alfombrasPulidoras y máquinas monodiscoAspiradorasEquipos de limpieza especializadosProductos Orbio
Con este producto podrás matar las pulgas y sus huevos, alejar a los ratones, desinfectar tu alfombra y refrescar el aroma del lugar donde la pongas, ¿no te encanta? Solo tienes que mezclar los ingredientes en un recipiente y esperar que se seque la pasta; luego desarma los grumos que puedan haberse armado y esparce el polvo sobre tu alfombra. Espera 30 minutos y aspírala. ¿Cómo te quedó?
Con este producto podrás matar las pulgas y sus huevos, alejar a los ratones, desinfectar tu alfombra y refrescar el aroma del lugar donde la pongas, ¿no te encanta? Solo tienes que mezclar los ingredientes en un recipiente y esperar que se seque la pasta; luego desarma los grumos que puedan haberse armado y esparce el polvo sobre tu alfombra. Espera 30 minutos y aspírala. ¿Cómo te quedó?
Los limpiadores de vidrio que contienen amoníaco son efectivos para limpiar otros materiales además de vidrios y ventanas. Diluye una cucharada de amoníaco en media taza de agua. Usando guantes, sumerge una toalla en la mezcla y frota las manchas de la alfombra con suavidad. Deja que la solución se asiente en la alfombra por unos 10 minutos y luego coloca una toalla seca sobre la mancha. Aplica presión a la toalla para absorber el exceso de líquido.
​Restriegue sin preocupaciones con la alimentación a batería y el sistema recuperador de los modelos T300e. Reduzca el consumo de agua y detergente con las innovadoras tecnologías de restregado ec-H2O NanoClean™ La restregadora de operador caminando T300e brinda la solución adecuada en aplicaciones específicas con una versatilidad inigualable en la industria.
El bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y los aceites, sobre todo los mencionados, no solo dejarán un aroma maravilloso, sino que también colaborarán con la limpieza de tu alfombra porque tienen cualidades antibacteriales. Ahora, si tienes mascotas, se recomienda que no utilices el aceite de árbol de té. Tienes que mezclar ambos ingredientes en un recipiente con agujeros -por ejemplo, un salero- y dejar reposar la mezcla por 24 horas. Luego espolvorea esta especie de talco sobre tu alfombra, espera de 10 a 15 minutos y aspírala como de costumbre. ¡Mmmm, que rico aroma! 
Los limpiadores de vidrio que contienen amoníaco son efectivos para limpiar otros materiales además de vidrios y ventanas. Diluye una cucharada de amoníaco en media taza de agua. Usando guantes, sumerge una toalla en la mezcla y frota las manchas de la alfombra con suavidad. Deja que la solución se asiente en la alfombra por unos 10 minutos y luego coloca una toalla seca sobre la mancha. Aplica presión a la toalla para absorber el exceso de líquido.
Las moquetas de moqueta comerciales son perfectas para la instalación en entornos de oficina, educativos, de ocio y comerciales. Su robustez y durabilidad significa que pueden hacer frente a las demandas de los entornos de alto tráfico, y las opciones de diseño flexibles los hacen ideales para áreas de plan abierto. El hecho de que sean fáciles de mantener también es de gran beneficio en estas configuraciones. Este artículo analiza una selección de casos de estudio en los que se han utilizado losetas de moqueta para crear resultados óptimos.

El bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y los aceites, sobre todo los mencionados, no solo dejarán un aroma maravilloso, sino que también colaborarán con la limpieza de tu alfombra porque tienen cualidades antibacteriales. Ahora, si tienes mascotas, se recomienda que no utilices el aceite de árbol de té. Tienes que mezclar ambos ingredientes en un recipiente con agujeros -por ejemplo, un salero- y dejar reposar la mezcla por 24 horas. Luego espolvorea esta especie de talco sobre tu alfombra, espera de 10 a 15 minutos y aspírala como de costumbre. ¡Mmmm, que rico aroma! 
×