El bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y los aceites, sobre todo los mencionados, no solo dejarán un aroma maravilloso, sino que también colaborarán con la limpieza de tu alfombra porque tienen cualidades antibacteriales. Ahora, si tienes mascotas, se recomienda que no utilices el aceite de árbol de té. Tienes que mezclar ambos ingredientes en un recipiente con agujeros -por ejemplo, un salero- y dejar reposar la mezcla por 24 horas. Luego espolvorea esta especie de talco sobre tu alfombra, espera de 10 a 15 minutos y aspírala como de costumbre. ¡Mmmm, que rico aroma! 

El amoníaco, una sustancia corrosiva, es muy poderoso y puede ser peligroso si se usa inapropiadamente. Cuando el amoníaco está expuesto a la lejía, se genera gas cloramina. Este gas puede causar náuseas, dolor de pecho, dificultades respiratorias y neumonía. A pesar de que los limpiadores de vidrio basados en amoníaco no son tan potentes como el amoníaco concentrado, no es recomendable usar el producto junto con la lejía a base de cloro.
Una de las mejores opciones que tiene para conseguir su alfombra como nuevo otra vez es contratar a un limpiador de alfombras comerciales. Hay muchas empresas de limpieza por ahí que limpiar sus alfombras a fondo sin que tenga que preocuparse por hacer el trabajo usted mismo. De hecho, algunas de estas empresas se mueven sus muebles o estar dispuesto a limpiar, incluso si usted no está en casa, un beneficio que le permite programar más fácilmente.

Los limpiadores de vidrio son productos versátiles que pueden usarse para limpiar tanto vidrio así como otros aparatos y superficies laminadas y pintadas. Un limpiador basado en amoníaco puede disolver la grasa difícil para devolverle el brillo a estos objetos; sin embargo, debido a su fuerza, no se recomienda el uso de amoníaco para la limpieza de automóviles, ya que puede dañar ciertos materiales, incluyendo cuero y vinilo.


Los productos de limpieza hechos en casa son perfectos para cuidar el medio ambiente, son baratos y te sacan de un apuro cuando te quedaste sin tu producto de cabecera. Seguro ya conoces que sirven para limpiar el baño, la cocina u otras partes de la casa, pero hoy te mostraré 4 productos caseros para limpiar las alfombras que te cambiarán la vida. No corras hasta la tienda a comprar ese producto especial para limpiar alfombras, hazlo tú misma. 

¡Este producto es perfecto para quitar las manchas de la alfombra, sobre todo las de vino tinto y tinta que son las más complicadas de remover! Solo tienes que mezclar los ingredientes y derramar algo del líquido sobre la mancha; luego pasarle un trapo o una toalla y borrar la mancha. Verás como desaparecerá, yo vi una vez desaparecer una mancha de vino tinto de una alfombra blanca en segundos. También puedes utilizar este producto para limpiar manchas en la ropa. ¿Lo intentarás en casa? 
El bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y los aceites, sobre todo los mencionados, no solo dejarán un aroma maravilloso, sino que también colaborarán con la limpieza de tu alfombra porque tienen cualidades antibacteriales. Ahora, si tienes mascotas, se recomienda que no utilices el aceite de árbol de té. Tienes que mezclar ambos ingredientes en un recipiente con agujeros -por ejemplo, un salero- y dejar reposar la mezcla por 24 horas. Luego espolvorea esta especie de talco sobre tu alfombra, espera de 10 a 15 minutos y aspírala como de costumbre. ¡Mmmm, que rico aroma! 
×