Los limpiadores de vidrio que contienen amoníaco son efectivos para limpiar otros materiales además de vidrios y ventanas. Diluye una cucharada de amoníaco en media taza de agua. Usando guantes, sumerge una toalla en la mezcla y frota las manchas de la alfombra con suavidad. Deja que la solución se asiente en la alfombra por unos 10 minutos y luego coloca una toalla seca sobre la mancha. Aplica presión a la toalla para absorber el exceso de líquido.
Es posible que haya contestado afirmativamente a una o todas estas preguntas, y se preguntan cómo lograr su deseo de alfombra limpia. Pero la sustitución de su alfombra es caro y bastante incómodo, y tal vez usted no tiene el tiempo y la energía para alquilar una máquina de limpieza de alfombras para hacer el trabajo por su cuenta. Limpieza de la alfombra puede, después de todo ser una tarea que consume tiempo.
El bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y los aceites, sobre todo los mencionados, no solo dejarán un aroma maravilloso, sino que también colaborarán con la limpieza de tu alfombra porque tienen cualidades antibacteriales. Ahora, si tienes mascotas, se recomienda que no utilices el aceite de árbol de té. Tienes que mezclar ambos ingredientes en un recipiente con agujeros -por ejemplo, un salero- y dejar reposar la mezcla por 24 horas. Luego espolvorea esta especie de talco sobre tu alfombra, espera de 10 a 15 minutos y aspírala como de costumbre. ¡Mmmm, que rico aroma! 
Las soluciones de limpieza comercial de alfombras de Ecolab permiten crear una apariencia brillante y uniforme con el mínimo tiempo de inactividad. Es ideal para áreas de alto tránsito y de tiempo prolongado entre limpiezas restauradoras. Cuando las alfombras ya no responden a la limpieza provisoria, se requiere una limpieza profunda para eliminar la suciedad definitivamente.
×