Los limpiadores de vidrio son productos versátiles que pueden usarse para limpiar tanto vidrio así como otros aparatos y superficies laminadas y pintadas. Un limpiador basado en amoníaco puede disolver la grasa difícil para devolverle el brillo a estos objetos; sin embargo, debido a su fuerza, no se recomienda el uso de amoníaco para la limpieza de automóviles, ya que puede dañar ciertos materiales, incluyendo cuero y vinilo.

¡Este producto es perfecto para quitar las manchas de la alfombra, sobre todo las de vino tinto y tinta que son las más complicadas de remover! Solo tienes que mezclar los ingredientes y derramar algo del líquido sobre la mancha; luego pasarle un trapo o una toalla y borrar la mancha. Verás como desaparecerá, yo vi una vez desaparecer una mancha de vino tinto de una alfombra blanca en segundos. También puedes utilizar este producto para limpiar manchas en la ropa. ¿Lo intentarás en casa? 
Brindan rendimiento de limpieza y confiabilidad excepcionales incluso en los ambientes más adversos. Las restregadoras de pisos de operador caminando T600/T600e cuentan con una estructura duradera y un conjunto de características que aumentan la productividad. Ayude a que su operación de limpieza sea más productiva con la elección de entre varios cabezales de limpieza y una variedad de tecnologías innovadoras opcionales.​​ El modelo T600/T600e reemplaza al modelo 5700/5680.​​
Para conseguir un limpiador de vidrios casero potente, combina una taza de alcohol etílico y otra de agua, con una cucharada de amoníaco. Vierte la mezcla en una botella de aerosol, y limpia las ventanas y otros productos de vidrio según lo desees. La mayoría de los productos de vidrio pueden limpiarse con amoníaco; sin embargo, limpiar vidrios polarizados con amoníaco puede dañarlos o extraer su tinte.
Las soluciones de limpieza comercial de alfombras de Ecolab permiten crear una apariencia brillante y uniforme con el mínimo tiempo de inactividad. Es ideal para áreas de alto tránsito y de tiempo prolongado entre limpiezas restauradoras. Cuando las alfombras ya no responden a la limpieza provisoria, se requiere una limpieza profunda para eliminar la suciedad definitivamente.
×