Los limpiadores de vidrio que contienen amoníaco son efectivos para limpiar otros materiales además de vidrios y ventanas. Diluye una cucharada de amoníaco en media taza de agua. Usando guantes, sumerge una toalla en la mezcla y frota las manchas de la alfombra con suavidad. Deja que la solución se asiente en la alfombra por unos 10 minutos y luego coloca una toalla seca sobre la mancha. Aplica presión a la toalla para absorber el exceso de líquido.
Las soluciones de limpieza comercial de alfombras de Ecolab permiten crear una apariencia brillante y uniforme con el mínimo tiempo de inactividad. Es ideal para áreas de alto tránsito y de tiempo prolongado entre limpiezas restauradoras. Cuando las alfombras ya no responden a la limpieza provisoria, se requiere una limpieza profunda para eliminar la suciedad definitivamente.
×