​Restriegue sin preocupaciones con la alimentación a batería y el sistema recuperador de los modelos T300e. Reduzca el consumo de agua y detergente con las innovadoras tecnologías de restregado ec-H2O NanoClean™ La restregadora de operador caminando T300e brinda la solución adecuada en aplicaciones específicas con una versatilidad inigualable en la industria.
Para conseguir un limpiador de vidrios casero potente, combina una taza de alcohol etílico y otra de agua, con una cucharada de amoníaco. Vierte la mezcla en una botella de aerosol, y limpia las ventanas y otros productos de vidrio según lo desees. La mayoría de los productos de vidrio pueden limpiarse con amoníaco; sin embargo, limpiar vidrios polarizados con amoníaco puede dañarlos o extraer su tinte.
​Restriegue sin preocupaciones con la alimentación a batería y el sistema recuperador de los modelos T300e. Reduzca el consumo de agua y detergente con las innovadoras tecnologías de restregado ec-H2O NanoClean™ La restregadora de operador caminando T300e brinda la solución adecuada en aplicaciones específicas con una versatilidad inigualable en la industria.
Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia en el año 2004. Máster en Seguridad y Salud en el trabajo en 2005 y Máster en Mental System Management: neurocreatividad, innovación y sexto sentido en el 2016 (Universidad de Valencia). Número de colegiada CV14913. Realizó el curso Nutrición y obesidad: control de sobrepeso, ofrecido por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Estudiante de Antropología Social y Cultural por la UNED.
Los limpiadores de vidrio que contienen amoníaco son efectivos para limpiar otros materiales además de vidrios y ventanas. Diluye una cucharada de amoníaco en media taza de agua. Usando guantes, sumerge una toalla en la mezcla y frota las manchas de la alfombra con suavidad. Deja que la solución se asiente en la alfombra por unos 10 minutos y luego coloca una toalla seca sobre la mancha. Aplica presión a la toalla para absorber el exceso de líquido.
El amoníaco, una sustancia corrosiva, es muy poderoso y puede ser peligroso si se usa inapropiadamente. Cuando el amoníaco está expuesto a la lejía, se genera gas cloramina. Este gas puede causar náuseas, dolor de pecho, dificultades respiratorias y neumonía. A pesar de que los limpiadores de vidrio basados en amoníaco no son tan potentes como el amoníaco concentrado, no es recomendable usar el producto junto con la lejía a base de cloro.

Todos los equiposInnovacionesTodas las restregadorasRestregadoras de Operador CaminandoRestregadoras Operador SentadoTodas las barredorasBarredoras-RestregadorasBarredoras de Operador CaminandoBarredora de Operador SentadoLimpieza urbana y en exterioresExtractores de alfombrasPulidoras y máquinas monodiscoAspiradorasEquipos de limpieza especializadosProductos Orbio
Los limpiadores de vidrio son productos versátiles que pueden usarse para limpiar tanto vidrio así como otros aparatos y superficies laminadas y pintadas. Un limpiador basado en amoníaco puede disolver la grasa difícil para devolverle el brillo a estos objetos; sin embargo, debido a su fuerza, no se recomienda el uso de amoníaco para la limpieza de automóviles, ya que puede dañar ciertos materiales, incluyendo cuero y vinilo.
Todos los equiposInnovacionesTodas las restregadorasRestregadoras de Operador CaminandoRestregadoras Operador SentadoTodas las barredorasBarredoras-RestregadorasBarredoras de Operador CaminandoBarredora de Operador SentadoLimpieza urbana y en exterioresExtractores de alfombrasPulidoras y máquinas monodiscoAspiradorasEquipos de limpieza especializadosProductos Orbio
Tennant Company diseña, fabrica y comercializa una amplia variedad de máquinas de limpieza para pisos aptas para interior y exterior. Encuentre una restregadora, una barredora, un extractor, una aspiradora, una bruñidora, una máquina para pisos, una máquina para exteriores Green Machine, una barredora de aire, una barredora-restregadora, un limpiador para todas las superficies, o cualquier otro equipo de limpieza Tennant que se adapte a su entorno.​​​
El amoníaco, una sustancia corrosiva, es muy poderoso y puede ser peligroso si se usa inapropiadamente. Cuando el amoníaco está expuesto a la lejía, se genera gas cloramina. Este gas puede causar náuseas, dolor de pecho, dificultades respiratorias y neumonía. A pesar de que los limpiadores de vidrio basados en amoníaco no son tan potentes como el amoníaco concentrado, no es recomendable usar el producto junto con la lejía a base de cloro.
Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia en el año 2004. Máster en Seguridad y Salud en el trabajo en 2005 y Máster en Mental System Management: neurocreatividad, innovación y sexto sentido en el 2016 (Universidad de Valencia). Número de colegiada CV14913. Realizó el curso Nutrición y obesidad: control de sobrepeso, ofrecido por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Estudiante de Antropología Social y Cultural por la UNED.
Las alfombras comerciales de Interface también se utilizaron en la nueva oficina nacional de la Agencia de Medio Ambiente en Bristol. Debido a la naturaleza de la organización, las credenciales medioambientales del tipo de suelo utilizado fueron de gran importancia. Era importante crear un entorno moderno y atractivo, manteniendo la sostenibilidad en el núcleo de la instalación. El resultado fue un espacio de trabajo muy práctico pero llamativo, inspirado en el color de la naturaleza.
Las alfombras comerciales de Interface también se utilizaron en la nueva oficina nacional de la Agencia de Medio Ambiente en Bristol. Debido a la naturaleza de la organización, las credenciales medioambientales del tipo de suelo utilizado fueron de gran importancia. Era importante crear un entorno moderno y atractivo, manteniendo la sostenibilidad en el núcleo de la instalación. El resultado fue un espacio de trabajo muy práctico pero llamativo, inspirado en el color de la naturaleza.

Los limpiadores de vidrio que contienen amoníaco son efectivos para limpiar otros materiales además de vidrios y ventanas. Diluye una cucharada de amoníaco en media taza de agua. Usando guantes, sumerge una toalla en la mezcla y frota las manchas de la alfombra con suavidad. Deja que la solución se asiente en la alfombra por unos 10 minutos y luego coloca una toalla seca sobre la mancha. Aplica presión a la toalla para absorber el exceso de líquido.
Los huéspedes califican su sucursal por la limpieza y el olor de las alfombras. Ese es el motivo por el cual la limpieza diaria es la parte más importante de cualquier programa de cuidado de alfombras. Los felpudos adecuados son la primera línea de defensa y la mejor forma de evitar que la suciedad llegue a su alfombra. El aspirado frecuente y la pronta eliminación de manchas evita que las fibras se dañen y adquieran mal olor y manchas desagradables.
×