Es posible que haya contestado afirmativamente a una o todas estas preguntas, y se preguntan cómo lograr su deseo de alfombra limpia. Pero la sustitución de su alfombra es caro y bastante incómodo, y tal vez usted no tiene el tiempo y la energía para alquilar una máquina de limpieza de alfombras para hacer el trabajo por su cuenta. Limpieza de la alfombra puede, después de todo ser una tarea que consume tiempo.
Los limpiadores de vidrio son productos versátiles que pueden usarse para limpiar tanto vidrio así como otros aparatos y superficies laminadas y pintadas. Un limpiador basado en amoníaco puede disolver la grasa difícil para devolverle el brillo a estos objetos; sin embargo, debido a su fuerza, no se recomienda el uso de amoníaco para la limpieza de automóviles, ya que puede dañar ciertos materiales, incluyendo cuero y vinilo.

Varios limpiadores de marcas reconocidas o de tiendas contienen amoníaco. A pesar de que las indicaciones de uso varían según el fabricante, ciertos materiales suelen aparecen en las etiquetas de precaución. Estos materiales incluyen mármol, granito, cuero, vinilo y cerámica, ya que el amoníaco puede dañarlos seriamente. Lee las indicaciones y las precauciones del paquete para aprender a usar el producto elegido.

Los huéspedes califican su sucursal por la limpieza y el olor de las alfombras. Ese es el motivo por el cual la limpieza diaria es la parte más importante de cualquier programa de cuidado de alfombras. Los felpudos adecuados son la primera línea de defensa y la mejor forma de evitar que la suciedad llegue a su alfombra. El aspirado frecuente y la pronta eliminación de manchas evita que las fibras se dañen y adquieran mal olor y manchas desagradables.
×